Imagen cabecera
  1. Inicio
  2. > Blog
  3. > Bajar temperaturas en computadoras

Cómo detectar y solucionar problemas de calor y bajar las temperaturas de tus computadoras

Te ayudaré a evitar que un problema tonto se convierta en algo serio


Creado el 23/03/21   
Compartir


Cuando el calor se acumula en nuestros equipos es debido a varias causas, pero entre ellas, la más común es la falta de limpieza interna, un procedimiento de rutina, rápido y barato, en el que se quita el polvo, telarañas y todo lo que impide la disipasión correcta del calor generado, la cual se debe realizar cada cierto tiempo, para evitar problemas más graves y caros.

La idea de este posteo es mostrarte cuales son las consecuencias de dejar pasar este tema, sin prestarle la debida atención, cómo evitar los excesos de calor y consejos para solucionarlos o reducirlos.

Desde el motor de un auto, una batidora, hasta el foco que ilumina desde el plafón, mientras a menor temperatura trabajen, mejor será para su rendimiento y su vida útil; por el contrario, mientras más alto sea el calor peor será, mermando sus capacidades y acortando su periodo de utilidad.


Menos calor = Mejor

Antes y después limpieza PC
Antes y después de la limpieza a un equipo con un procesador Intel

El objetivo de la limpieza es que el equipo trabaje a temperaturas seguras, estables y lo más bajas posible.

Esto se logra con una limpieza del disipador de aluminio y el ventilador. Al rearmar, se aplica pasta térmica, para mejorar el contacto entre el procesador y el disipador.

En mi caso utilizo una de las mejores pastas térmicas a nivel mundial, con excelente grado de transferencia térmica y durabilidad, siendo no conductiva y teniendo una efectividad por hasta 8 años, según su fabricante. Mi recomendación personal es reemplazarla cada 3 años, tal vez innecesario, pero mientras más fresco mejor.

También, si el caso lo amerita, se puede hacer una limpieza completa de todos los componentes, incluido el desmontaje de la fuente y su limpieza interna.


Síntomas de problemas de calor

Ruido como a motor de avión

Es muy posible que al usar mucho tiempo seguido el equipo, o exigirlo demasiado, viendo videos en YouTube, usando juegos o programas de edición, éste comience a hacer demasiado ruido, sólo reduciéndose, puede que no, una vez que se deja de usar.

Equipo que se apaga

La mayoría de las veces, cuando hay exceso de temperatura, los equipos se apagan al superar los 100º, para evitar daños y es totalmente común. Si no se apagara, no quedaría otra que comprar un equipo nuevo.

Rendimiento demasiado bajo

Otra forma de detectar problemas, es que aunque Windows esté en perfecto estado, aunque no haya virus afectando el sistema, aunque no haya programas en segundo plano consumiendo recursos, el equipo inexplicablemente funciona lento.

Equipo demasiado caliente

En una notebook es más fácil darse cuenta cuándo hay problemas de calor, ya que está más cercana y la tocamos bastante seguido (y la escuchamos)

Con una PC es menos común, ya que queda en su lugar y no hace falta entrar en contacto, pero sí es buena idea comprobar nuestras sospechas poniendo la mano en las partes de arriba del gabinete.

Algunas aclaraciones

En equipos de escritorio el ruido también puede ser generado por el ventilador de la fuente, que no tiene relación alguna con problemas de calor en el procesador, pero sí puede ser un indicio de que ese ventilador está próximo a dejar de funcionar.
El ruido parece un tipo de vibración o algo así. A veces puede silenciarse apretando o golpeando suavemente la zona del mismo ventilador, en la parte trasera, generalmente por donde sale el cable de 220v.
En las notebook los síntomas de un ventilador con poca vida útil restante, son parecidos.
En estos casos, mi única recomendación es reemplazarlo. La limpieza es una solución temporal que yo no aplico, ya que no es una buena inversión. Lo mejor es elegir un ventilador de marca reconocida para conseguir una larga vida útil.

El hecho de apagarse no es exclusivo de temas de calor, también puede ser un síntoma de Windows en mal estado o problemas de fuente o placa madre.


La forma de verificar estos datos es usando un programa que muestre las temperaturas de los diferentes dispositivos, como por ejemplo Aida64, que cuenta con la opción de graficarlas, como también pudiendo hacer pruebas de estabilidad y estrés y ver cómo reacciona el equipo.


Causas de estos problemas

Falta de limpieza periódica

Al carecer de limpiezas regulares, los espacios por donde circula el aire se van tapando, impidiendo la disipación y el calor va aumentando.

Sin limpieza durante muchos años

Hay casos extremos en los que los equipos directamente tienen un colchón de tierra, haciendo que el disipador no cumpla su función.

Pasta térmica de baja calidad o antigua

Lamentablemente hay técnicos que utilizan productos de baja calidad, como lo son las grasas siliconadas, que sirven para transferir el calor, pero son pésimas y a corto plazo se resecan, perjudicando aún más la situación.

Mala apliación de pasta térmica

Aplicar este componente, en mayor o menor medida a la recomendada también es motivo para que las temperaturas se eleven y lleguen a generar problemas.

Tapar las salidas o entradas de aire

Obstruir el flujo de la ventilación impide que el calor pueda ser disipado.

Procesadores sin disipación acorde

En AMD es muy común que sus disipadores no sean la opción más óptima para las potencias de sus procesadores, por lo que en muchos de sus modelos es buena idea reemplazarlos.

Al armar equipos nuevos, siempre es recomendable quitar la pasta original que viene en los disipadores y agregar nueva, ya que al ser antigua han perdido sus propiedades.


Cómo solucionar o evitar el exceso de calor

Hacer una limpieza del disipador y su ventilador, reemplazando la pasta térmica, preferentemente de buena calidad o mejor, cada cierto tiempo.

No tapar el equipo u obstruir las salidas o entradas de aire, evitando apoyar la notebook sobre frazadas o en lugares donde se hunda.

En equipos de escritorio, se puede agregar uno o más ventiladores extras, instalados de la manera correcta para gestionar mejor el calor interno.

En notebook, y en mi experiencia, las bases con ventiladores no sirven demasiado, apenas para reducir algunos pocos grados, nada significante, por lo cual no es una solución en absoluto.

Evitar colocarla en ambientes calurosos, como al sol, o muy húmedos.

Ubicar el equipo con una distancia mínima de 20 cm a cada lado.

Cuando surja algún síntoma que indique problemas, lo mejor es solucionarlo cuanto antes.

Como últimisima opción, se puede configurar la reducción de la potencia máxima del procesador, para evitar que genere demasiada temperatura. Esto es posible y las temperaturas bajan, pero se reduce drasticamente la velocidad y rendimiento del equipo.


Sucesos anécdoticos

Yesica, tiene una PC con un antiguo procesador AMD Athlon 64 X2 5200+, del 2006, con una potencia de 2.7 Ghz, doble núcleo y un elevado consumo eléctrico de 89 watts, el cual una vez por año debía hacerle una limpieza para evitar que su equipo se apague, debido a las altas temperaturas que alcanzaba, superiores a 100º.

Entonces esta vez le recomendé algo diferente, pero altamente efectivo y, por qué no, definitivo: quitar el viejo, original e ineficiente disipador de calor AMD, e instalar un enorme ID-Cooling SE-903-SD, logrando así bajar las temperaturas notablemente. En las pruebas realizadas una vez terminado el trabajo, la temperatura máxima del procesador, con el equipo exigido al máximo, fue de 51º.

Con esta inversión se aseguró por bastante tiempo temperaturas bajas y seguras, evitando que el equipo vuelva a apagarse por temas de calor, previniendo caídas de rendimiento y alargando su vida útil.

Disipador de calor ID-Cooling SE-903-SD
Eficiente disipador de calor ID-Cooling SE-903-SD

Martín, dueño de una notebook Lenovo con un excelente procesador Intel i7 me contaba que su equipo andaba demasiado lento y con "demasiado" me quedo corto. Ya con el equipo acá, al intentar iniciarlo, Windows no se dejaba usar incluso luego de 20 minutos de encendido. Windows 10, como es común de este sistema, estaba en pésimo estado, necesitaba urgente una reinstalación y una buena limpieza de la vieja pasta térmica y la tierra pegada.

Pasó de gestionar temperaturas de punta de 97º con el equipo a media potencia, a unos 81º con el equipo a tope.


La clave

En definitiva, es mucho más barato y efectivo, realizar limpiezas y mantenimientos preventivos, que perder tiempo y aún más plata, en soluciones correctivas, por problemas mayores, pero evitables.

Es más caro reemplazar una placa de video, dañada por exceso de calor, por falla en su ventilador, que sólo hacerle limpiezas y mantenimientos regulares, para que la situación nunca llegue a agravarse.


Te puede interesar:




Si tenés alguna duda, por favor, dejala en los comentarios






HTML Counter